Sacerdotisas y Sacerdotes de la Diosa: ¿Qué hacemos? y ¿Cómo podemos ayudar?

Sacerdotisas y Sacerdotes de la Diosa: ¿Qué hacemos? y ¿Cómo podemos ayudar?

La espiritualidad de la Diosa ha resurgido, y cada vez mas personas se sienten interesadas en conocer  sobre el camino espiritual de la Divinidad Femenina. Este sendero espiritual, cuyas raíces originales se encuentran en los albores de las primeras sociedades humanas en las épocas paleolíticas; ha tenido que ser recuperado mediante profundas investigaciones de grandes personalidades, (de las que seguramente hablaremos en otras entradas de este blog), que con su dedicación y esfuerzo nos ayudaron a reconstruir cosmovisiones de gran profundidad en las que el centro de la vida era sostenido por una divinidad Femenina.

Esta Diosa primigenia que ha sido testigo del proceso de evolución de nuestra especie, siempre ha estado con nosotr@s, y aun cuando su culto perdió adeptos y seguidores, debido a los muchos cambios abrumadores que hemos tenido; su presencia guió a much@s buscad@res, mistic@s y visionari@s a reconstruir las practicas espirituales de la Era de la Diosa para que quienes escuchamos la voz de la Diosa  en estos tiempos modernos podamos continuarlas y enriquecerlas.

Las sacerdotisas y sacerdotes de la Diosa, cumplimos con un entrenamiento que nos acerca a nuestra naturaleza mas esencial, y por lo tanto, divina. Sin embargo esto no quiere decir que una vez que recibimos el  ” titulo de sacerdote/isa” somos seres iluminados. De hecho es el principio de una nueva vida, que nos exige impecabilidad, humildad y un constante y amoroso trabajo por mantener  nuestra esencia en balance; en armonía con nuestras demás relaciones (familia, pareja, trabajo, otros seres vivos, Madre planeta, etc.).  Solamente este proceso es una danza diaria, donde constantemente podemos perder el ritmo y nuevamente retomarlo. Mucho de lo que hacemos como sacerdotisas y sacerdotes de la Diosa es aprender a entrar en silencio para reconocer las voces que nos habitan, muchas de ellas no siempre agradables. En estas voces y diálogos se hallan esas creencias limitantes que nos mantienen atados a diferentes historias de desempoderamiento personal. Como sacerdotisas y sacerdotes aprendemos a hacer uso de diferentes “herramientas” como ceremonias y el manejo de la energía para soltar esas historias y empezar a moldear una nueva realidad. Ello conlleva compromiso y mucha practica. Quienes hemos atravesado por las enseñanzas de la Rueda de Medicina nos encontramos una y otra vez en esta limpieza de capas, donde podemos revisar nuestra vida desde diferentes perspectivas y siempre con una visión que nos ayuda a re-direccionar nuestro caminar hacia un aspecto mas luminoso de nuestro ser.

Probablemente te preguntes: que es eso de la Rueda de Medicina?, pues bien, la Rueda representa un mapa para que el alma descubra las lecciones que le permitirán su crecimiento. En la imagen de la Rueda se encuentra sintetizada nuestra cosmovisión y los aspectos que la Diosa va tomando para orquestar nuestro recorrido. Seguramente este sera un tema que abordaremos en profundidad en otra entrada del blog; por el momento volvamos a aquello que hacen las sacerdotisas y sacerdotes de la Diosa…

En nuestro “hacer”, aprendemos a entrar en un espacio sagrado donde renovarnos diariamente y allí entramos en comunión profunda con la Diosa, este acto de meditación devocional nos permite mostrar gratitud y recibir guía.

Aprendemos a ESTAR con la Naturaleza y a entrar en contemplación con Ella, uniéndonos a las fibras energéticas que pulsan a lo largo del lugar en el que nos encontramos. Es en los parajes naturales donde el alma se sensibiliza y las grandes lecciones pueden recibirse de una manera mas rica y profunda. Este proceso seguramente es el mas poderoso y mágico de todos, mas allá  de las ceremonias y los aspectos “técnicos” de rituales, las lecciones mas grandes tienen lugar en esa relación intima que tejemos con la Madre Naturaleza y que nos permiten  honrar las diversas formas de vida con las que convivimos y a las que estamos inter-conectados, las aguas del planeta y sus cantos, la belleza de los arboles; la transformación de toda vida. Pero, por sobre todo, esta relación nos invita a volvernos conscientes: de aquello que consumimos, de la responsabilidad que tenemos en el cuidado de los recursos que nos provee la Madre Tierra, del tipo de alimentos que estamos ingiriendo, y un sin numero de cuestionamientos que también nos obligan a tomar acciones y no ceder ante el consumismo o las salidas fáciles que se nos pueden presentar en este tipo de situaciones.

Estas son quizá algunas de las actividades mas importantes en nuestro hacer y, en realidad; en nuestro desarrollo. El viaje y la experiencia nos permite acompañar a otros, facilitando ciertos procesos de transformación. Muchas de las personas que nos consultan no necesariamente están familiarizados con el camino espiritual de la Diosa Madre y de hecho, no es necesario que lo estén.  Este sendero espiritual no favorece el proselitismo; Sí la consciencia espiritual, cada persona es libre de expresar su espiritualidad de la manera que le haga feliz. Como sacerdotisas y sacerdotes, facilitamos que  esa persona que nos consulta entre en contacto con su propia idea de lo divino y nos ayudamos de lo que hemos aprendido: a veces ceremonias, otras ocasiones serán viajes chamánico para recuperar información importante o técnicas del viaje que podamos enseñar  para que el consultante se contacte con sus maestras y maestros espirituales o aliados de poder. En otras ocasiones facilitaremos ceremonias para alguien que precise sanar su vinculo con sus ancestros y recuperar el amor por su propia identidad.

En realidad, nuestra posición es la de facilitar un movimiento para el alma: ya sea que se trate de dejar atrás una etapa en la vida,  atravesar una crisis espiritual o recibir a alguien que esta sintiendo el llamado de la Diosa, nuestra misión sera despegar los viejos cascarones, limpiar enérgicamente los bloqueos del presente y re-conectar a ese consultante  con lo Divino, de la manera en que el o ella lo perciban. Como sacerdotes/isas de la Diosa estamos al servicio de otros, y al estar al servicio no imponemos nuestras creencias. Lo que sí  hacemos; es irradiar las energías de la Diosa para nuestro consultante sin que interfiera nuestra mente racional, esto lo único que hace es favorecer  la fluidez del proceso.

Las enseñanzas que recibe un sacerdote o sacerdotisa de la Diosa están contextualizadas en las antiguas transmisiones  chamánicas, por lo que estamos habilitados para realizar ciertas ceremonias y rituales que transforman la energía. Se suele solicitar nuestros servicios cuando se sienten las casas “pesadas”, cuando existen las sospechas de que se ha realizado algún tipo de trabajo mágico en contra de algún lugar o persona, también para brindar la guía de la Diosa a través de un oráculo. Usualmente la practica del oráculo implica una estricta preparación para la sacerdotisa o sacerdote que la realiza pues se requiere de ayunos y varias horas de meditación para alcanzar el estado optimo que permite canalizar las respuestas. Otras variantes se hallan en los procesos de divinación, donde se consulta a la Divinidad mediante el uso de algún elemento (hojas de coca, fuego, agua, bolas de cristal, etc.) sobre algún tema que precise el consultante.

oraculo-pacha

Una sacerdotisa y sacerdote de la Diosa puede ser consultado por personas que quieran recibir una ceremonia significativa: bodas, aniversarios, llegada de la menopausia, funerales o la primera menstruación (luna), ya que estas iniciaciones cuando se celebran marcan un antes y un después en la vida de una persona y la manera en que enfrentaran la vida de ese momento en adelante.

Si bien cada sacerdote y sacerdotisa reciben el mismo entrenamiento, cada uno tendrá mayor habilidad para ciertas practicas, y además cada sacerdote y sacerdotisa tiene su propio camino que va desarrollando a medida que descubre sus propias medicinas. Habrán  sacerdotisas muy dotadas en las artes oraculares, mientras que otras lo serán en el cultivo del cuerpo a través de la danza y el yoga, por ejemplo. Desde esas áreas de experticia personal cada sacerdote/isa guiara a quien lo consulte.

Espero en este breve articulo haberte dado una idea clara de qué hacemos y cómo facilitamos ciertos procesos los sacerdotes y sacerdotisas de la Diosa. La guía que podemos  ofrecer se encuentra en el área de lo espiritual, en el reconocimiento de la unidad con el Espíritu,  siempre que invirtamos tiempo, dedicación y esfuerzo en restaurar esta relación con nuestra esencia existirá sanación, y para muchos sera  lo único que necesitaban hacer. En otras ocasiones es posible que se necesite consultar a  profesionales en  áreas  especificas, de manera que nuestra búsqueda espiritual pueda continuar con los soportes necesarios.

Sebastian Hidalgo (Sacerdote de la Diosa)

 

 

 

 


Sebastián

Sacerdote de la Diosa dedicado a promover a través de la enseñanza la cosmovisión, ritualidad y espiritualidad de la Diosa Madre. Formado como psico terapeuta trans-personal, técnico en ciencias ancestrales y en métodos de sanación chamanicos, mi búsqueda siempre me ha llevado a la exploración y restauración del alma humana.

3 COMENTARIOS
  • sandra cadierno
    Responder

    Bendiciones!!
    Saludos desde Argentina
    Muy precisa y clara ademas de interesante Tu entrada, dan ganas de seguir aprendiendo y conociendo.
    Estoy muy contenta por esta iniciativa y te felicito.
    Un saludo y abrazo ENORME
    Sandra cadierno

  • jessy
    Responder

    Hola me gustaría conocer dónde están ubicados en Ecuador

    1. Sebastián
      Responder

      Hola Jessy, estamos ubicados en Quito por el sector del Inca que es nuestra sede en la ciudad, el templo esta ubicado en el Cantón Pedro Vicente Maldonado a dos horas y media de viaje de la ciudad de Quito, si te interesaría recibir mas información sobre el templo puedes contactarnos al 0987331886 (Sebastian Hidalgo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *