Sobre el templo

Sobre el templo

El templo de la Diosa está ubicado en el cantón  Pedro Vicente Maldonado,  hacia el noroeste de la provincia de Pichincha. Cuenta con tres hectáreas, en las que se pueden encontrar: árboles frutales, huerto orgánico, senderos para la meditación y acceso al Rio.  Este santuario natural, nos brinda el espacio perfecto para la comunión con la Diosa Madre quien se manifiesta a través de los elementos  de la naturaleza en este bello paisaje subtropical.

bigstock-handshake-icon-58071227

En la antigüedad los templos de la Diosa funcionaban como escuelas para aprender sus misterios, las sacerdotisas y sacerdotes a cargo de los mismos procuraban brindar la experiencia de la Diosa a los visitantes y al mismo tiempo iniciaban a los aspirantes que entraban al servicio de la Diosa. En el Templo de la Diosa en Ecuador se brinda una formación para quienes quieran dedicar su vida al culto de la Diosa y talleres/ retiros para quienes quieren aprender a honrarla y dejar que sus energías entren en su vida. Esta formación está abierta a toda persona que desee acercarse a Ella.  Los  diversos programas de entrenamiento (incluyendo los talleres y retiros) que presenta el templo están contextualizados en la Espiritualidad de la Diosa y en temas chamánicos que tejen la sabiduría donde floreció la religión de la Diosa Madre.

En el templo también se celebran festividades estacionales como solsticios y  equinoccios, lunas llenas y nuevas, círculos de sanación por la Tierra, retiros de sanación personal y ceremonias de empoderamiento personal.

El énfasis del Templo es enseñar acerca de las Diosas de nuestra tierra. Estas Señoras siguen presentes tanto en nuestra memoria ancestral como en la sustancia de la Tierra  y el convocarlas ceremonialmente nos permite despertar su poder de sanación y los muchos dones que deben ser re-encontrados y practicados para los nuevos tiempos; que traen grandes transformaciones.

Algunas de las actividades propuestas son aranceladas ya que todo intercambio justo requiere de la contribución de ambas partes, de esta manera permitimos que el fluir de la energía sea equitativo. Otras actividades de tipo informativo o devocional no tienen ningún costo y están abiertas al público en general.